Norma Mexicana de Parques Industriales

Norma Mexicana de Parques Industriales


Parque industrial

Con el interés de evidenciar las ventajas de los parques industriales y hacerlos más atractivos a la inversión, desde 1999, la Asociación Mexicana de Parques Industriales, (AMPIP), ha promovido la certificación de los desarrollos inmobiliarios industriales en México, bajo la Norma Mexicana de Parques Industriales NMX-R-046-SCFI-2015. Esta norma verifica el cumplimiento de estándares de calidad en el diseño del área territorial del parque industrial, así como de la infraestructura interna y de los servicios públicos. Con ello se pretende que un parque industrial certificado brinde certeza a los inquilinos, garantizando de esta forma la disponibilidad de un área industrial en óptimas condiciones, para operaciones de manufactura.

En términos generales, la norma requiere un área territorial delimitada, de mínimo de 10 hectáreas, para un parque industrial, así como la comprobación de todos los permisos relacionados con usos industriales, la existencia de un reglamento interno, la infraestructura urbana necesaria dentro del parque, áreas verdes y servicios básicos como agua, energía eléctrica, drenaje, etcétera.

En 2011, la norma de parques industriales fue actualizada. Esta nueva versión armoniza criterios de aplicación con otras normas oficiales mexicanas referentes a instalaciones eléctricas, eficiencia energética en alumbrado de vialidades, normas ambientales aplicables a las descargas de aguas residuales y redes de drenaje. Asimismo, especifica el requisito relativo al impacto ambiental, agregándose un apéndice con los requerimientos aplicables para obtener el reconocimiento de parque industrial limpio, otorgado a su vez por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA).

La Norma Mexicana de Parques Industriales ha sido reconocida por algunos municipios, como referencia para los temas de ordenamiento urbano e incentivos, como en Mexicali y Tecate, Baja California o la Ciudad de San Luis Potosí. Ello, porque las autoridades están convencidas de que la función actual de los parques industriales en la economía de México es fundamental, ya que éstos contribuyen al desarrollo de la infraestructura, incrementando la competitividad de la planta industrial, fomentando la modernización, creando fuentes de empleo, propiciando la desconcentración industrial, contribuyendo a la preservación ecológica, al consumo racional de energía eléctrica y agua; y fomentando la capacidad de investigación y desarrollo tecnológico.

Además, los parques industriales constituyen una solución integral al problema de ordenamiento industrial, incrementan la recaudación fiscal y en general, elevan el nivel de vida de la comunidad en la que se establecen.

Política de privacidad